Emigrantes y Descendientes del Grito de Lares

libroOtros emigrantes boricuas del siglo diecinueve. Refugiados patriotas de la  insurrección del Grito de Lares en 1868. Estos boricuas en Quisqueya son algunos de los insurrectos de Lares que se refugiaron en Santa Bárbara de Samaná, según nos relata el historiador samanes, Gregorio Elías Penzo, en su libro Hombres y Mujeres Notables y Benefactores de Samaná (1493- 1910). Autor actualmente fenecido. 
 
Por el Editor: 

Emilio Tío Betances 
Abortado el Grito de Lares en 1868, acompañó en su exilio en Samaná a Francisco Ramírez, presidente de la efímera República de Puerto Rico, el Dr. Emilio Tío Betances, así como el Dr. Ramón Emeterio Betances y otros.
 
El Dr. Emilio Tío, patriota y culto galeno, el 15 de enero de 1875 fue nombrado por el presidente Ignacio María González médico de Sanidad del distrito de Samaná. 
 
Los viejos contaban que el Dr. Tío nunca haló la cadena de oro de la leontina para consultar el tiempo cuando se trataba de un servicio médico. Su disponibilidad nunca fie vencida por lluvia, truenos ni vientos. 

 
Su humanismo nunca le puso precio a la salud del pobre, a la vida del necesitado. 
 
Casó con Filomena Joubert el 15 de diciembre de 1887. 
 
Hombre amante de la libertad, hombre enemigo de la opresión, perseguido en Samaná por el régimen de Ulises Heureaux, emigró a San Pedro de Macorís, donde formó su familia. 

Lo anterior es transcrito del siguiente libro: (Penzo, Gregorio Elías, Hombre y Mujeres Notables y Benefactores de Samaná (1493- 1910) Editora Búho, 2003, Santo Domingo, República Dominicana. 
 
Manuel Virgilio Ramírez Serrano 
 
Este ilustre puertorriqueño posiblemente formó parte del grupo de exilados del abortado Grito de Lares en el año 1868. En el año 1873 fue designado secretario de la Alcaldía Constitucional de la península de Samaná, en función de escribano público. 
 
El gobierno de Ignacio María González, en el año 1875, creó la Notaría Pública en el distrito de Samaná, designando para el cargo de notario de público a Manuel Virgilio Ramírez Serrano. 
 
Acierto laudable, ya que sus escrituras son un modelo jurídico de la propiedad inmobiliaria en Samaná. (Lo anterior es transcrito del libro citado. Penzo, Gregorio Elías, op cit. 
 
Casó con María Dolores Tavares, natural de Santiago, hija de Ramón Rosa Tavares y de Francisca Hernández. No procreó hijos. 
 
Con una nativa procreó a Wenceslao Ramírez, primer chofer samanés y célebre mecánico. 
 
Secretario Guarda Sello de la Logia Cristóbal Colón, número 14, 1923, Santa Bárbara, Samaná. Penzo, Gregorio Elías, Compendio de la Historia de Samaná, (1493- 1930). Tomo I, Pag. 320. Editora Alfa y Omega, Santo Domingo, República Dminicana. 
 
En el mismo libro Hombres Notables y Benefactores de Samaná el autor menciona otros emigrantes boricuas que residieron en la ciudad de Santa Bárbara de Samaná, que son relacionados a los emigrantes producto del Grito de Lares. 
 

Ramona Javiere esposa del destacado médico Angel Messina Pimentel que estableció clínica de gran prestigio en Santa Bárbara en la década del cuarenta del siglo veinte. Esta boricua pudo haber emigrado en las primeras décadas del siglo veinte o es descendiente de otros emigrantes puertorriqueños. Cristino Zeno como profesor de otro destacado samanés, Edmond Devers Duvineaux. Este ilustre ciudadano de Santa Bárbara fue electo síndico en 1900 de esta ciudad. Entonces este emigrante boricua que es mencionado en el libro como profesor debió pertenecer a los insurrectos del Grito de Lares o de aquellos cientos de miles que se fueron de la isla durante las últimas décadas del siglo diecinueve.Amelia Ramírez Serrano fue la esposa José Calasanz Fontana Metivier, quien según el autor se desempeñó en la administración pública en distintos cargos. En el año 1900 fue presidente del ayuntamiento de Santa Bárbara. Amelia es una boricua emigrante del siglo diecinueve y es muy probable una hermana de Manuel Virgilio antes mencionado y que formara parte del grupo que emigró luego abortara la insurrección del Grito de Lares.Virginia Pou fue una destacada educadora se Santa Bárbara, cuyo padre fue Rafael Pou. Este otro emigrante boricua debió llegar a Samaná, República Dominicana en la segunda mitad del siglo diecinueve porque según el historiador Samanés su hija Virginianació en 1898. También el autor nos menciona que el Banco Territorial y Agrícola de Puerto Rico operaba en Santa Bárbara de Samaná a principio del siglo veinte. Santa Bárbara fue una ciudad muy próspera a finales del siglo diecinueve y el principio del veinte, por la cual fue un imán para aquellos boricuas emigrantes inclusive para este banco puertorriqueño. Estos son como los personajes secundarios de la película que se relacionaron con personas de reconocimiento en la sociedad samanesa. En nuestra pesquisa continuaremos con nuestra investigación para rastrear sus descendientes. Ahora pasemos a otro singular personaje que aparece en este libro. En la  actualidad el Hospital de Santa Bárbara lleva el nombre de Leopoldo Pou, otro descendiente de los emigrantes boricuas de aquella época.

 
Cláudio Vásquez Marrero 
 
Gran enamorado del desarrollo de Samaná, Claudio Vázquez Marrero nació en Puerto Rico en el año 1876. Ignoramos las circunstancias y momento de su llegada en el siglo XIX a Samaná. 
 
Casó el 16 de julio de 1904 con Isidora Fontana, alias Lila, no procreando hijos con ella. Con María Turbides Jiubert, alias Santica, procreó a Manuel Vásquez Turbides alias Manolo. Hombre progresista, fue uno de los fundadores del Club Penínsular, el 26 de septiembre de 1904.y el Cuerpo de Bomberos Civiles de Samaná, el 22 de marzo de 1910. 
 
Regidor en varias ocasiones, aunque alejado de la política vernácula, apoyó todo lo que significara una apertura hacia el bienestar general. 
 
Claudio Vásquez, junto a Rodolfo Díaz, fue un persistente luchador a favor de la construcción de la carretera Samaná-Sánchez, iniciada el 6 de agosto de 1911 por el general Pedro María Rubirosa, gobernador de la provincia de Samaná. 
 

En la primera y segunda década del presente siglo, el café de Claudio Vásquez, con su sala de billar, era lugar de esparcimiento y recreación de lo más granado de la sociedad samanesa, así como el Hotel la Democracia era el sitio confortable y acogedor de los forasteros. 


Su deceso ocurrió el 14 de abril de 1954.  

También fue miembro de la Logia Cristóbal Colón, número 14, 1923, Santa Bárbara, Samaná. 

Penzo, Gregorio Elías, Op cit Pag 320. 

Compruebe también

Emigran con carros y muebles a Florida

Las compañías de mudanza coinciden en que ha habido un incremento de familias que optan …